El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobó este viernes durante la celebración del pleno ordinario sus Presupuestos Generales para el próximo ejercicio de 2020, que ascienden a 278 millones de euros, no contemplan una subida de los impuestos y aumentan el gasto que revierte en la ciudad, es decir, el no financiero, 9.115.000 euros, lo que representa un 3’5%.

El Ayuntamiento de la capital ha decidido mantener un año más el crédito y no abonar de momento a los bancos tres millones de euros para liquidar parte de la deuda, pues según los técnicos en Hacienda resulta más caro pagar ahora esa amortización y el Consistorio destinará el dinero a políticas más cercanas a los ciudadanos y las ciudadanas de Santa Cruz.

Las cuentas municipales elaboradas por el grupo de gobierno, que forman PSOE y Ciudadanos, cuentan con el apoyo de Unidas Podemos y se enfocan en las necesidades de la ciudadanía, con un espectacular crecimiento de las partidas en Vivienda, que incrementa sus partidas un 170% y pasa de 5’8 millones de euros en 2019 a 16’9 millones de euros en el ejercicio de 2020.

Con este incremento en 12 millones de euros, es la primera vez en los últimos 15 años que el área de Vivienda es dotada de todos los recursos necesarios para que pueda desarrollar sus planes, puesto que el habitacional es uno de los principales problemas para los habitantes de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. El Consistorio destinará unos tres millones de euros de esa partida a dar cumplimiento a su compromiso de construir más viviendas sociales para los chicharreros y las chicharreras en dificultades, 400 viviendas sociales en este mandato. El resto del montante económico se orienta a otros programas, como mantenimiento del parque ya existente, reforma y rehabilitación, el arreglo de las canchas deportivas, etc.

Los presupuestos aprobados este viernes prestan máxima atención a las Políticas Sociales y el Instituto de Atención Municipal (IMAS) incrementa en este ejercicio su presupuesto en 1 millón y medio de euros, pasando de 25’4 a 26’9 millones de euros.

El IMAS contempla una veintena de objetivos y destaca entre ellos la atención a las personas mayores y dependientes, uno de las prioridades del nuevo equipo de gobierno. En este sentido, la política llevada a cabo los últimos seis meses se concentra en la localización y control de este sector de la población, que a menudo se encuentra inmerso en la soledad. Por esta razón, en las cuentas municipales se incluye poder incrementar las ayudas a domicilio. La intención es sumar nuevos usuarios de este servicio, porque el Ayuntamiento de la capital ha detectado una fuerte demanda y trabaja para aumentar en 500 nuevos usuarios de las ayudas a domicilio, para pasar de 1.200 a 1.700 personas atendidas.

Asimismo, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha incluido en sus presupuestos la inversión para incorporar a las dos ya existentes en Ofra y Añaza, dos escuelas municipales infantiles más, una en Azorín, que estaría construida en 2020, y otra en el Centro de Formación de Tena Artigas cuya apertura se prevé para 2021.

En cuanto al área de Deportes, el presupuesto crece un 10’9%, hasta 1.300.000 euros. En el ámbito de Educación y Deportes se prevén las actuaciones de rehabilitación de los patios de los colegios. Asimismo, están presupuestados los trabajos para la recuperación de las canchas deportivas de los barrios.

Además, se duplica la promoción para la autonomía, suben las ayudas a la discapacidad y se eliminan partidas existentes en Alcaldía como subvenciones directas, publicidad y propaganda.

Por otra parte, el aumento en el área de Fiestas se corresponde con el adelanto a los grupos del Carnaval y así, por primera vez en los presupuestos, éstos aparecen en los créditos iniciales y no será necesario, como en anteriores ocasiones, realizar una modificación de gasto a mitad de año para abonarles los pagos.

Servicios Públicos también cuenta con presupuesto para su cumplimiento con el plan de ascensores, parques infantiles, sombras, parkings… Y en los ámbitos de Urbanismo e Infraestructuras se destacó en el transcurso del pleno la creación de la Comisión Municipal de Evaluación Ambiental “que supondrá un antes y un después para aprobar los planes y actuaciones en la ciudad”, así como que, por primera vez, esté completo el presupuesto de la playa de Valleseco para culminar las obras que ya han empezado en su fase previa, pues este jueves se firmó el acta de replanteo que pone en marcha los trabajos después del reciente desbloqueo del convenio.

OXÍGENO PARA CULTURA

El área de Cultura crece en los presupuestos capitalinos en un 21%, dotando al Organismo Autónomo con una partida de 6.055.000 euros que van a permitir reforzar el personal del Organismo Autónomo de Cultura con la incorporación de un gerente y cubriendo las plazas que queden vacantes por las jubilaciones.

Además, en el próximo año se restaurarán las esculturas que se encuentran en las calles del municipio y se les implementará con sistemas que permitan acceder a información relativa a la misma como autor, año de creación, etc.

Además, desde el área de Infraestructura, se va a llevar a cabo la redacción de los proyectos de rehabilitación de los espacios culturales de titularidad municipal como La Recova o El Teatro Guimerá.

También se realizarán diferentes proyectos culturales en los barrios del municipio en una clara apuesta de acercar a todos los vecinos y vecinas espectáculos de calidad cerca de sus casas.

Mientras tanto Sociedad de Desarrollo cuenta con una partida de 5’8 millones de euros con los que se quieren llevar a cabo dos grandes líneas de actuación. Por un lado, la consolidación y crecimiento del tejido empresarial, potenciando el comercio y el turismo en Santa Cruz de Tenerife. Y de otro, continuando la labor de formación a desempleados, ayudándoles en la búsqueda de empleo y en la inclusión social, con el objetivo de impulsar la economía del municipio y mejorar el desarrollo económico y social.

COHESIÓN SOCIAL Y TERRITORIAL

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife espera con estas cuentas de marcado carácter social transformar completamente la ciudad, cuyo bastón de mando lleva por primera vez el partido socialista a través de la alcaldesa, Patricia Hernández.

Tal y como los define el equipo de gobierno, son unos presupuestos que pretenden acercarse a la ciudadanía y a sus problemas, después de “algo tan sencillo” como haber escuchado a los vecinos y las vecinas para ofrecerles “las demandas y necesidades que nos están exigiendo”

Los presupuestos, además de la cohesión social, persiguen la cohesión territorial y “acabar con las dobles velocidades para que no exista una sola diferencia entre los barrios de nuestra ciudad”.