El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a través de las áreas de Cultura y de Servicios Públicos trabaja en recuperar el patrimonio cultural del municipio. En concreto, esculturas, monumentos y piezas emblemáticas de la ciudad que se han visto afectados por el paso del tiempo, el escaso mantenimiento y por actos vandálicos. Estos elementos instalados en las calles son un reclamo turístico y foco de atención para los habitantes de la capital tinerfeña.

El Organismo Autónomo de Cultura, área que dirige, la primera teniente de alcaldesa Matilde Zambudio, ha trabajado en la rehabilitación de las esculturas “Reloj de la muerte” de Pepe Abad y “Homenaje a Pascal” del artista Gottfried Honneger. Ambas fueron sometidas a una profunda recuperación ya que estaban seriamente dañadas por el paso del tiempo.

Al “Reloj de la muerte” se le hizo una limpieza, descontaminación y desoxidación de la estructura. Además, fue repintada y tratada y se realizaron trabajos de refuerzo en el anclaje. Todo por un valor de 4.452 euros.

La obra de Honneger, “Homenaje a Pascal”, presentaba un importante problema en el módulo inferior con la rotura de varias zonas por lo que tuvo que elaborarse uno nuevo, también se trataron los problemas de suciedad y grafitis que presentaba. Trabajos que costaron a las arcas públicas 4.393 euros.

La concejala de Cultura señala “que son las primeras esculturas del patrimonio con las que se trabaja y la idea es seguir con el resto de las que están instaladas en las calles capitalinas” Además añadió que “además serán dotadas de sistemas de información que faciliten los principales datos de cada una a los visitantes.”

Desde el área de Servicios Públicos también se trabaja en la conservación y mantenimiento de las esculturas. En el pasado año la concejalía dirigida por el segundo teniente de alcaldesa, José Ángel Martín, tuvo que intervenir de manera urgente en restauración de la fuente monumental de la Plaza de Weyler obra de Achille Canessa. Un bien cultural que presentaba una fisura en uno de sus elementos con grave riesgo de rotura. Las obras se adjudicaron por un valor de 5.710 euros, trabajos que consistieron en la restauración de la parte fracturada, la limpieza de las juntas, al igual que el montaje y pegado de las piezas.

José Ángel Martín destaca la importancia del patrimonio cultural que tiene el municipio y el esfuerzo que realiza el Ayuntamiento en mantenerlas adecuadamente. “Somos conscientes del legado escultórico que tiene Santa Cruz de Tenerife y de la necesidad de conservarlo para que se siga disfrutando en un futuro”, explica el edil.

Además, en los últimos meses también tuvo que intervenirse en varias esculturas que sufrieron actos vandálicos. Grafitis que afectaron gravemente a la obra de Martín Chirino “Lady Tenerife” situada en la plaza anexa al Colegio de Arquitectos. También sufrió pintadas “Dado para 13” de Remigio Mendiburu, una obra que podemos encontrar en el Parque García Sanabria. Otro de los arreglos realizados se produjo en una de las tinajas que se encuentran en el popular paseo de la Rambla de Santa Cruz, que habían sufrido pintadas.