La alcaldesa del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, ha visitado esta mañana las obras de reforma que se están llevando a cabo desde el pasado mes de octubre en las instalaciones y el entorno del Parque de La Granja de la capital tinerfeña.

La regidora municipal avanzó que los trabajos podrán concluir antes de que transcurran seis meses pues, tal y como contó a los periodistas al término del recorrido, “las obras ya están avanzadas, aunque no los hemos citado antes por la convocatoria electoral ya que a diferencia de otras ocasiones este gobierno no ha querido incumplir la ley que impide hacer anuncios o vender logros”.

El proyecto cuenta con una inversión global de en torno a 900 mil euros y contempla “reasfaltar y repavimentar todos los circuitos para correr” y la canalización de las aguas pluviales “que supondrá cambiar toda la infraestructura de tuberías para instalar unas más modernas y de mayor calibre que permitan recoger el agua cuando llueve y evitar las inundaciones y espacios anegados que todos hemos podido ver en el pasado”.

Según continuó detallando la primera edila también se mejorará la accesibilidad de los columpios “para los niños con movilidad reducida” y se les dotará de sombra “porque actualmente no disponen de ella”. Además, se incluirá un circuito más de calistenia para animar a los chicharreros y las chicharreras a practicar deporte al aire libre en espacios públicos más modernos y funcionales.

Si bien la mayor parte de los trabajos se están realizando en horario nocturno, Patricia Hernández quiso agradecer a la ciudadanía su paciencia y colaboración por los cierres puntuales de carriles que ha habido que acometer en algunas vías, tal y como previamente se informó a los vecinos y las vecinas de la zona a lo largo de diferentes reuniones.

El perímetro de la obra comprende desde la Avenida Madrid a la calle Benito Pérez Armas, pero el Ayuntamiento de Santa Cruz tiene previsto que los trabajos fuera del parque se realicen por tramos y concluyan a mediados de febrero o marzo con el objetivo de minimizar las molestias en tráfico y estacionamiento.

“Vamos lo más rápido que podemos para que la afección sea la menor posible”, señaló la alcaldesa en compañía del concejal de Servicios Públicos, José Ángel Martín.

La construcción del Parque de la Granja data de los años 70 y, como destacó Martín, “su deterioro es muy importante y hay que adaptar el material y su estabilidad al siglo XXI”.

Los pavimentos de tierra de los circuitos para correr se sustituirán por un suelo de polímero y, aprovechando que se levantará la superficie, los operarios instalarán un riego impermeabilizante y una nueva red de recogida de aguas pluviales con un sistema de imbornales y cunetas para canalizar el agua y acabar por fin con las habituales y problemáticas avenidas de agua por la zona.