El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en colaboración con la Asociación Canarias Sostenible y Verde, desarrollará durante esta semana una experiencia piloto de sensibilización sobre reciclaje en la playa de Las Teresitas. Este punto del litoral del municipio será el único punto de la capital en el que se desarrollará la campaña ‘Cada lata cuenta’, que servirá como banco de pruebas para el diseño de la acción que se llevará a múltiples playas de Canarias durante este verano.

El séptimo teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, indica que el objetivo “es aprovechar la gran afluencia de usuarios durante la Semana Santa para concienciar sobre el reciclaje y alertar sobre la problemática de los residuos en la playa y el peligro de que estos acaben finalmente en el mar”.

“Esta acción –prosigue el edil– pretende crear conciencia no solo recoger los residuos que generamos, sino también reciclarlos y colocarlos luego en el contenedor adecuado”.

Correa agradeció a la Asociación Canarias Sostenible y Verde “la elección de la playa de Las Teresitas como uno de los puntos en los que se desarrollará esta iniciativa piloto” y agregó que los voluntarios de esta organización “recorrerán la playa con mochilas recolectoras de latas y envases para sensibilizar a los bañistas y hacer que estos acaben depositando los envases, de manera correcta, en el contenedor amarillo para su posterior reciclaje y reutilización”.

‘Cada lata cuenta’ es un programa de sensibilización medioambiental en torno al reciclaje de latas de bebidas que está presente en 14 países europeos. Surgió en Reino Unido en 2009 en Reino Unido y la primera experiencia en España tuvo lugar en 2015, llevando a festivales, ferias y espacios públicos un mensaje de reciclaje y economía circular de los envases metálicos.

Las latas de bebidas están compuestas de metales, aluminio y acero. Estos materiales son permanentes y pueden ser reciclados una y otra vez para convertirse nuevamente en latas o en parte de otros objetos como bicicletas o componentes de satélites. Reciclar latas de bebidas ahorra energía, materiales y agua, lo que contribuye también a la protección del medio ambiente.