La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz aprobó hoy la adjudicación de las obras de acondicionamiento de la planta baja del Palacio de Carta, así como la ejecución de todas las medidas precisa para garantizar la seguridad estructural del inmueble completo.

El acuerdo de adjudicación, que recayó en la unión temporal de empresas formada por las sociedades VVO Construcciones y Víctor Rodríguez e Hijos, representa una inversión global para la Administración, impuestos incluidos, de más de 1,1 millones de euros (1.117.512 euros).

El alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, destacó que “Santa Cruz cumple con la hoja de ruta prevista para recuperar un inmueble emblemático en la historia de la ciudad, que se incorporará en el futuro, como otros muchos edificios en proceso de restauración, a la oferta patrimonial y viva de nuestra capital”.

Bermúdez recordó que el rescate del Palacio se inscribe en el plan de rehabilitación del patrimonio de Santa Cruz, dotado con más de 25 millones de euros, que incluye la recuperación de piezas emblemáticas de la ciudad, como la restauración ya finalizada de la Plaza de Los Patos o a la antigua Escuela de Artes y Oficios de Ireneo González, las casas Siliuto y Mascareño como futuras casas de la Juventud, o el Templo Masónico.

El octavo teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Juan José Martínez, explicó que el objetivo del Consistorio con la recuperación de la planta baja del Palacio consiste en garantizar las condiciones necesarias de este espacio para poder ofrecer a la mayor brevedad servicios de atención al público, vinculados con los atractivos turísticos e históricos de Santa Cruz.

Entre las reformas previstas en el proyecto contratado, Martínez comentó que está previsto que las tres estancias de la planta baja -actualmente vacías- alberguen el programa funcional elaborado por la Sociedad de Desarrollo, junto al arreglo de los aseos de planta baja, para adaptarlos a personas con diferente movilidad, que también disfrutarán de un acceso acorde con sus necesidades a la plaza de La Candelaria.

De igual forma, la adjudicación aprobada hoy aborda un importante contenido en materia de Seguridad de la edificación. Así, se prevé el establecimiento de medidas de protección contra incendios para todo el inmueble, de acuerdo al Código Técnico de Edificación.

En concreto, se instalará una red de rociadores de agua de columna seca con doble detección por área o estancia y se acometerá la necesidad de proteger el edificio frente a una tormenta eléctrica mediante la instalación de un pararrayos.

Propuesta elegida

Entre las tres ofertas presentadas, la empresa ganadora de la adjudicación presentó la memoria preceptiva confirmando su experiencia en intervenciones de análoga naturaleza, el sistema de ejecución a seguir, las unidades o partes de obra a ejecutar mensualmente y el compromiso de ejecución.

En la oferta ganadora, se valoró la claridad, la calidad y la racionalidad de la propuesta, el ritmo de ejecución y los compromisos de terminación de partes de la obra según las fechas propuestas.

En ese sentido, el expediente de adjudicación reconoce que la oferta describe con claridad el proceso constructivo, indicando los trabajos previos en la fase de implantación, zonas establecidas para acopios, instalaciones auxiliares e higiene y bienestar, cerramientos de obras, y tránsito y acceso rodado, así como la gestión de residuos, con planos aclaratorios.

Igualmente se plantea la ocupación de la vía de forma estructurada en 3 fases de ejecución en función de las actuaciones a desarrollar. Con accesos rodados coherentes y una implantación lógica de las instalaciones auxiliares.

También mereció una valoración positiva el plazo de ejecución propuesto (6 meses), que reduce en dos meses el periodo inicialmente previsto, que finalmente se desarrollará desde febrero a septiembre del presente ejercicio.

Mejoras

Por último, la oferta asume mejoras sobre el proyecto inicial en la restauración de las carpinterías de madera y la rejería de forja de la fachada principal, así como en la limpieza de la piedra de la fachada.

La restauración de reja de forja en las ventanas de planta baja comprende el lijado de superficie de reja, la eliminación de partículas de óxido y pintura existentes y la aplicación de imprimación, protección antioxidante y acabado en un mismo producto.

La restauración de pasamanos en balcón de fachada implica el cepillado de bordes, la restauración de juntas, y su sustitución si fuera necesario por mano de obra especializada.

En tercer lugar se incluye la limpieza de piedra de fachada, teniendo en cuenta que esta piedra es ignimbrita o piedra chasnera -procedente de las antiguas canteras de Tajao- que por su naturaleza desaconseja una limpieza agresiva de chorro de agua o arena a presión.

En su lugar, la propuesta aceptada consiste en un procedimiento de limpieza por fases, comenzando por el tratamiento menos invasivo, aumentando la intensidad si fuese necesario.