Llega la renovación. Pau Bermejo es ya el nuevo chef ejecutivo del restaurante La Séptima, y ha llegado, de la mano del propietario, Antonio Marrero, con el ilusionante propósito de dar un importante giro a la experiencia gastronómica del conocido restaurante, aportando su amplia experiencia, su alto nivel técnico, su erudición culinaria y su creatividad para dar forma a un novedoso corpus culinario que apuesta sin ambages por la alta calidad del producto, siempre con presentaciones cromáticas y lúdicas. Una nueva carta ya disponible desde hoy mismo; marcada por la frescura de ingredientes y elaboraciones, buscando la proximidad como uno de los “leit motiv”, por lo que cada semana se ofrecerán un buen número de sugerencias de mercado.

La Séptima, ubicado en la planta siete de El Corte Inglés de Tres de Mayo, se reinventa así con la mente y las manos de un gran profesional que aportará un estilo personal y jovial, avalado por casi dos décadas de experiencia en los fogones, primero con el gran Santi Santamaría en su Racó de Can Fabes*** (Sant Celoni); luego en Sa Conca (Girona); el Gran Hotel Balneario Blancafort*****GL (La Garriga, Barcelona); o junto al triestrellado chef francés Gregory Gouldot.

La nueva inteligencia culinaria de La Séptima se expresa en un espacio excepcional, cálidamente decorado, con una espectacular cocina vista, una gran cava asesorada por El Gusto por El Vino y, en panorama visual, con unas asombrosas vistas sobre la ciudad y océano infinito.

En la nueva carta, Bermejo refresca la parte más italiana, la de trattoria, ya existente, con grandes clásicos en sus recetas más auténticas como las pizzas (de larga fermentación), las ensaladas divertidas, los embutidos y grandes quesos o las pastas. Así, la pizza de atún se recrea ahora con atún rojo, cebolla guayonje, alcaparras y lima keffir; o la muy especial de sardinas, siciliana, dispara colores con parmigiano-reggiano DOP, anchoa, aceitunas kalamata, “peperoncino”, ajo y cebolla.

En cuanto a las pastas secas, la apuesta por la calidad es innegociable, todas de Abruzzo (Italia) y trefiladas al bronce… Bucatini, spaghetti, penne o linguini. Pastas, frescas y risottos como el de boletus con helado de aceite de oliva o el frutti di mare, completan los aromas más mediterráneos de la carta.

El chef Pau Bermejo propone además sus grandes clásicos y creaciones contemporáneas de autor, platos con mirada de vanguardia sobre las grandes materias primas de las islas, como la pata asada de cochino negro con manteca; la ensaladilla de camarón de Puerto de la Cruz, mojo de cilantro y caviar de vinagre o el tiramisú de carrillera, cumquat y papa canaria. Sin olvidar su gran debilidad, como catalán, por el arroz, como los de corral, foie gras y cacao o el negro de pulpo y chipirones.

Excepcionales carnes, excepcional Txogitxu

La Séptima ha realizado una apuesta decidida por su apartado dedicado a las grandes carnes, para sacar así el máximo provecho del potente horno Josper del que dispone: Para ello Antonio Marrero se ha aliado con Imanol Jaca, propietario de Txogitxu, uno de los grandes gurús cárnicos y potente proveedor de Euskadi, que se presenta en exclusiva en Santa Cruz de Tenerife.

Desde la hamburguesa 100% ternera de 200 gr, el solomillo de buey, el lomo alto o el entrecot pasando por el majestuoso tomahawk, los grandes cortes estarán acompañados por clásicos como la salsa bearnesa, retocada con mantequilla de cabra, papas “pont neuf” o verduritas a la brasa.

También pasarán por el Josper otras elaboraciones para carnívoros como la hamburguesa de cochino negro, acompañada de piña de El Hierro, queso ahumado y almogrote de altramuces; la pluma ibérica con puré de papa y apionabo y bilbaína de hinojo o la jugosa suprema de pollo de corral embarrado.

El brunch de Pau Bermejo

Desde las diez de la mañana y hasta las nueve y media de la noche, el servicio de La Séptima, trabaja de modo ininterrumpido. El horario dedicado a los brunch –hasta las 12.30 h- se alegra con tentaciones artesanas, eco y détox, en tres deliciosos formatos que oscilan entre los 9,90 y los 19,60 euros. Petit, continental o vital… ilustrados con zumo de fruta natural, bollería artesana, mermeladas del chef, quesos italianos, huevos revueltos o cocktail de frutas frescas con sorbete de lima.