Hoy martes los chicharreros que han paseado por la calle de La Rosa se han encontrado con la sorpresa de encontrar abiertas las puertas de la emblemática heladería La Flor de Alicante, casi tres años de que su antiguo propietario Julio Muñoz cerrara por jubilación y tras el breve paso por el local de la esquina con San Francisco Javier de una pastelería italiana.

Mayor ha sido la sorpresa encontrar a la mujer de Julio tras el mostrador sirviendo algunos de los clásicos como la leche merengada y la horchata que tanto han echado de menos los toscaleros, y que demuestra la predisposición de la nueva gerencia de rescatar algunas de las recetas con la ayuda del propio Muñoz, junto a otros productos que se adaptan a las nuevas tendencias del mercado como los conos de gofre o los famosos taiyakis (conos con forma de pez para sus más de veinte referencias de helados de crema de elaboración tradicional alicantina, entre los que podemos encontrar sabores peculiares como el de Milhojas o Mascarpone y Tocino de Cielo. .


Una gran noticia sin duda para todos aquellos que encontraron en este negocio su mejor oasis para combatir el calor del verano y para el comercio del barrio, que celebra una nueva apertura tras una oleada de cierres.

LA DESPEDIDA DE JULIO EN SEPTIEMBRE DE 2015