El cantante Pablo Alborán ha anunciado las fechas de la gira española de su nuevo tour ‘Prometo’, con la que regresa a los escenarios tras más de dos años alejado, 18 conciertos -de momento- entre los que se incluye uno Santa Cruz de Tenerife el próximo 21 de julio.

Las entradas se pondrán a la venta de manera anticipada el próximo 1 de diciembre en la web del artista malagueño pabloalboran.es, mientras que el 4 estarán ya disponibles en los puntos de venta oficiales.

Pablo Alborán comenzará la gira el 18 de mayo en su Málaga natal, luego seguirá por Bilbao (1 de junio, Bilbao Arena Miribilla), Valladolid (2 de junio, Plaza de la Feria), Barcelona (8 de junio, Palau Sant Jordi), Sevilla (16 de junio, Estadio Olímpico de La Cartuja) y A Coruña (22 de junio, Coliseum). Madrid (29 de junio, WiZink Center), Valencia (4 de julio, Plaza de Toros), Las Palmas (20 de julio, Gran Canaria Arena), Santa Cruz de Tenerife (21 de julio, Parque Marítimo Palmetum), Gijón (27 de julio, Parque Hermanos Castro) y Starlite Festival (1 de agosto), Palma de Mallorca (3 de agosto, Plaza de Toros), Festival de la Porta Ferrada (7 de agosto), Tarragona (8 de agosto, Tarraco Arena), Stone & Music Festival (30 de agosto), Murcia (14 de septiembre, Cuartel de Artillería) y Granada (22 de septiembre, Plaza de Toros).

Sobre el nuevo disco
Alborán ha vuelto tras dos años de ausencia con un nuevo disco en el comienzo de esta temporada. El artista que ha revitalizado la música pop en español de los últimos años vuelve a lo grande con una obra personal y sorprendente. “Prometo” es el resultado de dos años de reflexión en los que Pablo ha crecido como artista, un álbum en el que está todo lo que ha convertido su música en un fenómeno mundial, pero también todas las nuevas influencias resultado de su curiosidad y evolución musical.

Todas las canciones de “Prometo” fueron compuestas en el último año y medio. “En ese periodo surgieron muchas canciones muy distintas. Algunas han entrado en el álbum y otras no. Hay baladas, canciones movidas, otras inconformistas… Fue muy especial y me hizo sentir muy a gusto cuando vi que los músicos que me acompañaban se metían en ellas y las entendían. Esa conexión hizo que no sintiera la necesidad de tocar ni el piano ni la guitarra en prácticamente ninguna de ellas. Todos tocaban claramente lo que yo quería escuchar”. 

Al terminar la grabación, Pablo tuvo la impresión de haberlo dado todo como nunca había conseguido. Según sus propias palabras “de la grabación de “Prometo” he aprendido que hay que probar, que hay que perderse para encontrarse y que no hay que tener miedo a tomar ciertas decisiones. Eso lo supe al terminar la grabación del disco y darme cuenta de todo lo positivo que me había resultado esta nueva experiencia. Yo lo tenía claro desde el principio y los hechos me lo confirmaron. Ahora sólo puedo decir que en “Prometo” lo he dado todo de mí y no me he dejado nada en el tintero”.