La compañía In Extremis Teatro’ aborda este texto clásico desde una mirada contemporánea, con la intención de lanzar al público cuestiones tan de peso y tan sostenidas en la historia como la corrupción, la justicia, el chantaje sexual o el poder.

La acción de ‘Medida por medida’ se desarrolla en Viena. El duque, regente de la ciudad, abandona la capital y otorga el poder a Ángelo para que aplique las leyes severas que están en desuso. Claudio será el primero en sufrir la dureza de la ley, pues ha dejado embarazada a Julieta y en dos días le cortarán la cabeza. Solo Isabel, su hermana, una bella novicia, puede hacer cambiar la ley entregando su virginidad al deseo de Ángelo.

Un gobierno corrupto, una ciudad asfixiante, cárceles, burdeles, justicia, dios, el sexo y la muerte son algunos de los temas propuestos por In Extremis Teatro y José Padilla en esta versión de ‘Medida por medida’ de William Shakespeare, escrita hace 400 años y trasladada a nuestro tiempo. La obra está interpretada por Txori García Uriz, Leire Ruiz, Iratxe García Uriz, Juan Sansegundo y Oier Zúñiga.

La representación forma parte de la programación del Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Las entradas, al precio de 20, 22 y 24 euros, se pueden adquirir en la taquilla del Teatro Guimerá, de 11:00 a 13:00 y de 18:00 a 20:00 horas. También se pueden comprar por teléfono, llamando al 922 609 450 o por internet a través de la página www.teatroguimera.es. La taquilla abrirá sus puertas este sábado a las 18:30 horas. Los poseedores del carné del Guimerá podrán beneficiarse de un descuento del 20 por ciento en el precio de las entradas.

El tinerfeño José Padilla, dramaturgo, actor y director teatral, ha revisado el texto para ofrecer una propuesta absolutamente contemporánea que ha conectado muy bien con el público.  Subraya que, indefectiblemente, todas las obras de Shakespeare hablan de la relación del individuo con el espacio. “Hamlet no sería sin el castillo de Elsinore, los amantes de ‘El sueño de una noche de verano’ no se enredarían si no existiera el bosque de Atenas, Otelo es un cuerpo extraño en un espacio del que se sabe excluido, y todos los habitantes de Viena en ‘Medida por medida’ están al corriente de la trampa que supone un sistema que deviene claustrofóbico”.

Padilla considera que un espacio unívoco “dificultaría la narrativa, mientras que una concepción escenográfica muy flexible manejada por los actores puede convertirse en cualquier composición. Lo concreto entorpece, lo abstracto, en cuanto a poético, favorece a la historia. El vacío escénico ha de ser explotado para adentrarnos en la psique de los personajes”.

‘Medida por medida’ no ha sido representada con frecuencia y, de hecho, esta versión supone la quinta vez que se escenifica en España desde 1928. Incluso en el Reino Unido se considera esta obra shakespeariana como un texto con dificultad interpretativa porque pasa rápidamente de la tragedia más descarnada a la comedía desenfrenada. Padilla recuerda que Shakespeare “cayó en el olvido durante los dos siglos posteriores a su muerte, en los que se le consideró un autor menor, hasta que el francés Víctor Hugo lo rescató”.