A principios de este mes de julio el área Seguridad Ciudadana y Movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que dirige la concejal Zaida González, convirtió en rotonda guiada la glorieta ubicada en la intersección junto al edificio de Hacienda, entre la avenida Marítima y la calle San Sebastián de la capital tinerfeña.

La realidad a día de hoy es que muchos conductores no se han adaptado a la tercera “turbo-rotonda” del municipio pero lo más grave es que algunos no se han percatado de uno de los cambios de señalización vial derivados de esta modificación, el de la intersección de la Avenida Bravo Murillo con la Avenida San Sebastián. Antes, cualquier conductor que circulaba por este cruce en dirección sur tenía la obligación de girar a la izquierda si iba por el carril izquierdo, y de girar a la derecha o seguir de frente si utilizaba el derecho.

Ahora el cambio obliga a seguir recto en el caso de circular por el carril izquierdo y de girar a la derecha si van por el diestro, sin embargo todavía son muchos los conductores que hacen la maniobra al volante como si se mantuviera la señalética anterior a la modificación, jugándose cada día una infracción y poniendo sus vidas en peligro ante el riesgo de colisionar con otros vehículos, incluso con el tranvía.