La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, presidida por el alcalde José Manuel Bermúdez, ha aprobado el proyecto ejecutivo de reforma integral del quiosco-bar de la plaza Pedro Schwart que representa una inversión privada de más de 75.000 euros (75.564) en la regeneración completa de un espacio tradicional de la oferta de ocio al aire libre de la capital tinerfeña.

La explotación del quiosco de la plaza militar fue adjudicada en febrero mediante procedimiento negociado sin publicidad y tramitación ordinaria, con invitación a diferentes empresas, y se resolvió en favor de la propuesta presentada por la sociedad limitada Paviestuk, encargada de las obras y de la explotación por un periodo de 10 años.

“Ahora, la Junta de Gobierno ha procedido a autorizar el proyecto ejecutivo del futuro quiosco, lo que supondrá el comienzo efectivo de las obras y permitirá, en un plazo razonable, disfrutar de un establecimiento completamente nuevo y remozado”, explicó el sexto teniente de alcalde y concejal de Infraestructura, José Alberto Díaz-Estébanez.

El proyecto aprobado mejora la integración del quiosco en el entorno de la plaza y comprende la rehabilitación de la planta sótano (zona de aseos y almacén) y un nuevo y atractivo diseño de la planta baja con un bar quiosco y un aseo adaptado y accesible también para las personas de movilidad reducida.

Se proyecta así mismo una solera de hormigón que alberga la zona de terraza donde se incluye la utilización de un mobiliario exterior de calidad, por su diseño y por su durabilidad, bajo una pérgola de madera laminada.

La superficie total del nuevo quiosco se extiende en más de 26 metros cuadrados en la planta baja (23,5 m² de bar y 3,7 m² de aseo para personas con movilidad reducida y de más de 39 metros cuadrados en la planta sótano (9,6 m² de aseos, 8,9 m² de pasillos y 21 m² de almacén).

Por volumen de gasto, en la inversión privada en el nuevo quiosco destacan los 17.154 euros destinados a la construcción de la estructura, cerca de 13.000 euros a la adquisición de equipamientos y mobiliario y más de 8.000 euros en sendas partidas para la cubierta y el pavimento previstos.

Díaz-Estébanez recuerda que “esta actuación se enmarca en la estrategia municipal que se sigue para recuperar y modernizar espacios tradicionales de ocio y encuentro de los santacruceros como ya ha ocurrido con los quioscos de Numancia y de las plazas del Príncipe, Weyler y de la Paz, a los que también se sumará en breve el de la plaza de Los Sabandeños, en Tomé Cano”.