La Garriga y el Ayuntamiento de
Santa Cruz
han llegado a un acuerdo para mejorar el tránsito de la cola que se
forma cada víspera de Reyes frente al mítico establecimiento de la calle Pérez
Galdós
, obligando a determinadas modificaciones del tráfico  en la noche del
próximo martes 5 de enero.

En concreto, se verán afectadas
las calles Suárez Guerra, Pi y Margall, San Lucas, Sabino Berthelot y Méndez
Núñez, quedando cerrada al tráfico a excepción de los vehículos de emergencia,
el panadero y el repartidor de huevos. “Se esperan cifras similares al
concierto de Celia Cruz de 1987, que reunió a más de 250.000 personas; de ahí
que se tome esta medida”, afirma la primera teniente de alcalde y concejal
de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Zaida González

Para realizar los cortes de tráfico en este punto de la ciudad se reforzarán
los medios de seguridad con la presencia de agentes de la Policía Local
y voluntarios de Protección Civil. Cruz Roja, por su parte, organizará un
dispositivo especial para atender a los que guarden la tediosa cola, además de
recomendar el uso de calzado cómodo y no beber agua con el bocadillo. La Garriga, por su parte, limitará la compra a dos bocadillos por personas para mejorar la rotación y evitar la reventa de madrugada en las inmediaciones del bar Derby.

Trabajar en La Garriga
La Sociedad de Desarrollo del
Ayuntamiento de Santa Cruz gestionará los 200 puestos de empleo que ofertará La Garriga
para  trabajar en la noche del cinco, a través de un riguroso proceso de selección en el que se buscará gente con carnet de manipulador de
restos de embutidos y pasión por la colombofilia.

Por último, los dirigentes
adelantan que en un plazo máximo de tres años, volverán a subir la reja del
escaparate que da para la calle Juan Padrón.