.

El entorno de la Plaza de España ya ambientado en Atenas, fue el lugar elegido para grabar en el primer día de rodaje de la quinta parte de la saga Bourne, recreándose en la escena una manifestación en la
ciudad helena.