Foto: ambito-financiero.com

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) del
Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, con el fin de que los ciudadanos
conozcan cuáles son sus derechos y obligaciones, ofrece algunas recomendaciones
básicas a los usuarios, que les ayuden a actuar responsablemente y posibiliten
una mejor defensa de sus legítimos intereses cuando vayan a adquirir un billete
de avión
.

Internet se ha convertido en el principal medio en este
sentido, y las incidencias más destacadas son las relativas a tarifas,
denegación de embarque, cancelaciones, retrasos y equipajes, como registra el
área que encabeza la concejal Yolanda Moliné.

Cuando se va a adquirir un billete de avión a través de
internet, el consumidor tiene que adoptar una serie de precauciones, que parten
de analizar cuidadosamente las condiciones de contratación. Necesariamente
deben indicarse, entre otros datos, el precio completo, los requisitos en caso
de cancelación, y los datos de la empresa, imprescindibles para poder realizar
cambios o reclamaciones.

Es muy importante confirmar que en la reserva figuran
aspectos esenciales como las fechas, horarios, destinos, nombre de los
pasajeros y condiciones del transporte. “Hay que tener en cuenta que ciertas
tarifas no permiten cambios ni reembolsos una vez efectuada la compra, por lo
que es esencial conservar las facturas, documentos de la reserva, billetes y
etiquetas de equipajes, así como los catálogos y folletos publicitarios”,
recuerda Moliné, quien señala que “la posesión de estos documentos facilita
reclamaciones a posteriori”.

Si se deniega el embarque a los pasajeros en contra de su
voluntad, la compañía aérea deberá ofrecerles la posibilidad de elegir entre el
reembolso del coste íntegro del billete al precio al que se compró, si el vuelo
ya no tiene razón de ser en relación con el plan de viaje inicial del pasajero,
además de, cuando proceda, un vuelo de vuelta al primer punto de partida lo más
rápidamente posible; la conducción hasta el destino final en condiciones de
transporte comparables, lo más rápidamente posible; o la conducción hasta el
destino final, en condiciones de transporte comparables, en una fecha posterior
que convenga el pasajero, en función de los asientos disponibles.

En cualquier caso, los pasajeros tendrán derecho a recibir
comida y bebida, así como alojamiento, cuando sea necesario pernoctar una o
varias noches, el transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento y,
dependiendo de la distancia del vuelo, una compensación económica.

Cancelaciones y retrasos

Si se produce la cancelación de un vuelo, los pasajeros
tienen derecho a recibir una compensación económica igual a la que se le ofrece
en el caso de denegación del embarque, salvo se informe de la cancelación con
suficiente antelación y se ofrezca un transporte alternativo, o que la
cancelación se deba a circunstancias extraordinarias que no podrían haberse
evitado incluso tomando todas las medidas razonables.

En cuanto al retraso respecto a la hora de salida prevista,
la compañía aérea deberá ofrecer a los pasajeros comida y bebida suficientes,
en función del tiempo de espera, así como alojamiento y transporte al lugar del
mismo, cuando sea necesario pernoctar una o varias noches antes de la salida
del vuelo, siempre que el retraso sea de entre dos a cuatro horas o más,
dependiendo del tipo de vuelo.

Con respecto al equipaje facturado, la compañía aérea es
responsable de su deterioro, destrucción, pérdida o retraso, pudiendo tener
derecho el pasajero a percibir una indemnización.

Yolanda Moliné recuerda que, “ante cualquier incidencia
relacionada con incumplimientos o deficiencias en las condiciones de su
contrato de transporte, el usuario deberá presentar la correspondiente
reclamación a la compañía aérea, si ha contratado únicamente el transporte, o
bien a la agencia de viajes, si el vuelo está incluido en la contratación de un
viaje combinado”.


“Si la compañía aérea no responde o satisface las
pretensiones del usuario, este podrá presentar reclamación ante la Agencia
Estatal de Seguridad Aérea y, en todo caso, ante cualquier duda o problema que
le surja, podrá dirigirse a la OMIC de Santa Cruz de Tenerife, ubicada en la
sede municipal del Parque de la Granja”, concluyó.