Tras la decisión del Cabildo de Tenerife de demoler el Monumento a Franco de Las
Raíces
, ubicado en el municipio de El Rosario, en cumplimiento de un acuerdo unánime alcanzado en noviembre de 2008 atendiendo a la Ley de Memoria Histórica; muchos santacruceros se preguntan si el renombrado en 2011 como Monumento a La Victoria correrá la misma suerte.

Cabe recordar que la obra escultórica de Juan Ávalos, situada en la intersección entre la Rambla de Santa Cruz y la Avenida de Anaga simboliza al
general Franco como un salvador que vuela sobre las alas de un
arcángel, realidad que se intentó enmascarar en 2010 cambiándole el nombre de Monumento a su Excelencia el Jefe del Estado a Monumento al Ángel Caído para evitar así la aplicación de la mencionada ley, que contempla la retirada de aquellos elementos de
exaltación personal o colectiva de la sublevación militar de la Guerra
Civil y de la represión de la Dictatura
; sin embargo la actual corporación municipal reconoce su verdadera carga ideológica.

Actualmente, a pesar de la insistencia de algunos partidos de la oposición en trasladarlo a las dependencias del Cuartel Militar de Almeyda, no parece que vaya a cambiar de lugar, ya que el Gobierno de Mariano Rajoy derogó de facto la Ley de Memoria Histórica, eliminando la partida presupuestaria destinada a la misma.