El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha procedido esta
semana a adaptar una ducha en cada uno de los accesos de la playa de Las
Teresitas
, con el fin de facilitar el baño a usuarios con movilidad reducida o
discapacidad. Se trata de diez duchas que se han equipado con extensiones, con
el fin de que el agua salga con mayor ángulo.

Según indicó el concejal de Accesibilidad, Medio Ambiente y
Sanidad, Carlos Correa, se trata de una acción coordinada con el Instituto
Municipal de Atención Sociosanitaria (IMAS) y con el área de Servicios
Públicos, “que en menos de un mes ha permitido dar respuesta a una de las
reclamaciones que la asociación Queremos Movernos ha planteado respecto a la
accesibilidad de nuestra playa”.

“Se alegaba que el agua de las duchas sale muy pegada a las
torres y que no llegaba las personas que tienen que tienen que usar sillas
adaptadas”, recordó Correa, quien remarcó que la obra ha sido realizada por la
empresa concesionaria en colaboración con Servicios Públicos, por lo que no ha
supuesto coste alguno para el ayuntamiento.


“Las Teresitas sigue avanzando para ser una playa cien por
cien accesible; queda mucho por corregir, pero vamos encaminados”, señaló el
edil, quien recordó que este verano, además, se han arreglado las plataformas
para el servicio de apoyo al baño, que han sido calzadas porque la incidencia
de la arena las había desplazado.

En este sentido, aprovechó para recordar que se han
habilitado sillas anfibias en diversos puntos de Las Teresitas, lo que permite
el acceso al mar a personas con movilidad reducida. Son gratuitas y el personal
de Cruz Roja las facilita a los usuarios.