Denise Gerola y Massimo Decadenti, una pareja de emprendedores italianos
afincados en la isla, han cogido uno de los locales del emblemático edificio
amarillo del antiguo Hotel Olsen, donde se bifurcan las calles
Castillo y Robayna
y ocupa también la archiconocida cafetería Tip-Top, para
montar un innovador establecimiento de papas fritas para llevar, que previsiblemente
abrirá a principios de septiembre.

Aunque se trata de un tipo de negocio muy común en países como Holanda, Bélgica
e Italia; Chipssy marca la diferencia ofreciéndole al cliente papas fritas naturales
de Canarias acompañadas de una de las 18 salsas a elegir. Las papas se servirán
en cucuruchos con bebida incluida a precios de 4€ el grande y 3,5 el pequeño. “Una
de las ventajas del envase es que la bebida y las papas se pueden sujetar con
una mano para que la gente pueda comer, al mismo tiempo que camina, de una forma más
cómoda”, declara Denise.
Por su parte, Massimo espera que Chipssy tenga una gran aceptación con la idea
de abrir más negocios en Canarias, donde aseguran estar mirando en otras ciudades
como La Laguna y Las Palmas. “Aunque la tendencia es asociar los “take away”
con productos congelados y de mala calidad, nos gustaría que la gente valore
que hemos apostado por un producto 100% local”, finaliza el propietario.