El Consejo Rector del Organismo Autónomo de Fiestas y
Actividades Recreativas
aprobó hoy las nuevas bases que regirán los concursos
del próximo Carnaval de Santa Cruz de Tenerife y que persiguen, en última
instancia, dotar de mayor emoción y espectacularidad a los diferentes
certámenes que integran el mismo.

Las bases experimentan notables cambios con respecto a las
anteriores, especialmente en el concurso de murgas adultas, que se desarrollará
en tres o cuatro fases, dependiendo del número definitivo de inscripciones. La
final será con siete agrupaciones en el escenario.  Asimismo se ha
modificado el sistema de puntuación, de modo que el jurado valorará las
actuaciones en una escala de 1 a 10. Las murgas que accedan a la final partirán
en igualdad de condiciones, puesto que las notas de la fase previa no se
tendrán en cuenta.
La concejala de Fiestas, Gladis de León, explicó que los
cambios obedecen exclusivamente al interés de Ayuntamiento por incrementar la
espectacularidad de los certámenes y generar una mayor expectación entre el
público asistente. “Nuestro objetivo siempre ha sido intentar mejorar la parte
de espectáculo que tienen los concursos y, como tales, la emoción debe ser su
ingrediente fundamental”, dijo.
La aprobación de las bases por parte del Consejo Rector se
produce después de las reuniones que ha mantenido la concejala con los grupos
del Carnaval en las últimas semanas y después de haber escuchado sus propuestas
y sugerencias.
De acuerdo con el documento aprobado hoy, la puntuación del
concurso de murgas adultas será la correspondiente a la media aritmética de las
calificaciones otorgadas por los miembros del Jurado. Se eliminará la puntuación más y más
baja a fin de que no haya puntuaciones discordantes. La puntuación de cada
murga dará derecho a la clasificación para la final. A efectos de la final, no
se tendrá en cuenta la puntuación obtenida en las fases, de tal modo que todas
las finalistas partirán en igualdad de condiciones a efectos de puntuación. Si
diera lugar a empates la suma aritmética, se estará a las mayores puntuaciones
obtenidas por la murga en la fase final.

La concejala de Fiestas se congratuló hoy del alto nivel de
acuerdo alcanzado en el seno del Consejo Rector y explicó que las bases de los
concursos no son  elementos intocables, sino que han de ponerse al
servicio del mayor esplendor del Carnaval. “Si hay que cambiar para mejorar las
cosas, se cambia; y si los resultados no son lo esperados, no pasa nada por
volver a debatir el tema para futuras ocasiones”.