Desde el pasado mes de abril pasear por la calle Mendez
Nuñez se antoja un tanto extraño por la nueva imagen que presenta la vía –lejos
de aquel lugar sombrío-, después de que los operarios del Ayuntamiento
capitalino  procedieran a la extracción de las jacarandas del tramo comprendido
entre las calles Doctor Guigou y El Saludo debido a que la mayoría estaban
plagados de cochinilla Orthezia insignis.

Los árboles enfermos desprendían una resina que dejaba el pavimento pegajoso e incómodo
para los transeúntes y sus ramas eran frágiles con el consecuente riesgo de  fractura poniéndo así en peligro la
seguridad ciudadana, de ahí que se decidiera a sustituirlos por unos pequeños Ficus
trenzados que han sufrido actos de vandalismo.
Desde hace unas semanas han ido desapareciendo varios de estos ejemplares en el
tramo comprendido entre las calles San Martín y El Saludo, dejando los
parterres vacíos y con el pertinente socavón al haber sido arrancados de raíz.