El grupo Chango
Mantinga
, junto a otros músicos urbanos, han
mostrado su descontento -a través de las redes sociales- por no poder actuar en
las calles de Santa Cruz como se hace en otras ciudades. Lamentan que el
Ayuntamiento de Santa Cruz solo sea flexible con los artistas cuando se realiza
una iniciativa de dinamización comercial y que luego, el resto del año, se vean
expuestos a ser multados por dedicarse a tocar y ganarse la vida.

El colectivo solo quiere se regle esta situación, permitiéndole contribuir a
alegrar las calles con su música y poniendo fin a varios años de persecución
por mostrar su trabajo diario. Por este motivo, hoy han mantenido una reunión
con el Concejal del Área de Proyectos Urbanos, Infraestructura, Obras y
Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, quien se mostró receptivo a encontrar una
solución a este problema.
Actualmente, la Ordenanza municipal de Protección del Medioambiente contra la
Emisión de Ruidos y Vibraciones prohíbe la música en el exterior, salvo que se
conceda un permiso extraordinario de carácter temporal, una situación que obliga
a las autoridades locales a disuadir a los artistas, generalmente cuando existe
una denuncia previa.
Alejandro, artista urbano que acudió a la citada reunión en representación de
los afectados, dice “haber salido confiado en llegar a un acuerdo por la predisposición
del edil”. “Por ahora hay que esperar a que pasen las elecciones para sentarnos
con los responsables de las diferentes áreas implicadas y técnicos del
Ayuntamiento”, matiza.