Santa Cruz de Tenerife vuelve a recordar a ciudadanos y
visitantes que la ciudad ha sido protagonista de numerosos textos literarios de
muchos autores, que mencionan en sus obras diferentes rincones de la capital.
Este objetivo, que también pretende fomentar la afición por la lectura, se hace
posible gracias a ‘Santa Cruz, ciudad leída’, una iniciativa del Organismo
Autónomo de Cultura (OAC)
del Ayuntamiento capitalino.

La tercera teniente de alcalde y presidenta del OAC, Clara
Segura, junto con Eduardo García Rojas, escritor y periodista que seleccionó
los textos, presentó esta mañana la quinta edición de este proyecto. Como en
anteriores ocasiones se han escogido diez escritores que han ubicado la acción
de sus novelas en la capital tinerfeña. Diez paneles, situados en el entorno de
la Alameda del Duque de Santa Elena, Plaza de España y Plaza de La Candelaria
reproducen fragmentos en los que se mencionan calles, plazas y diferentes
rincones de la ciudad. También se incluye una reseña biográfica y, como novedad
en esta nueva edición, una traducción al inglés del texto seleccionado.
Los fragmentos seleccionados corresponden a los siguientes
autores y libros: Ezequiel Pérez Plasencia (‘El orden del día’), Pedro Víctor
Debrigode (‘Luchar por algo digno ya’), Andrés Servando Llopis (‘La maleta y el
obelisco’),  Ángel Vallecillo (‘9 horas para morir’), Eduardo Montelongo
(‘Cuaderno afortunado’), Mariano Gambín (‘La casa Lercaro’), Jorge Rojas
Hernández (‘El linchamiento’), Sinesio Domínguez (‘Los camino de Creta’), José
Santisteban (‘Topless’) y María Teresa de Vega (‘Divisa de las hojas’).
Dos de estos autores citados ya han fallecido Ezequiel Pérez
Plasencia y Pedro Víctor Debrigode. El primero fue un excelente articulista y
maestro del relato corto, aunque en su primera y única novela, ‘El orden del
día’, compone un muy personal fresco sobre el periodismo, la creación literaria
y las relaciones amorosas en la ciudad que lo vio nacer.
El segundo es considerado como el rey de la novela popular
en España en su edad de oro, los años cuarenta, al que entre otros personajes
le debemos ‘El pirata negro’, una de cuyas aventuras se desarrolla en la isla
que lo acogió, aunque el fragmento que se ha escogido corresponde a su novela,
con notables rasgos autobiográficos, ‘Luchar por algo digno’  ya que en su
primer volumen describe con impecable pulso narrativo los primeros días del
alzamiento del ejército rebelde en Santa Cruz de Tenerife en aquel lejano
verano de 1936.
El eco de la Guerra Civil se escucha también en la intimista
novela ‘La maleta y el obelisco’, de Andrés Servando Llopis mientras que el
resto de los fragmentos seleccionados están más pegados a la actualidad, como
son los que firman Ángel Vallecillo (‘9 horas para morir’), Eduardo Montelongo
(‘Cuaderno afortunado’), Mariano Gambín (‘La casa Lercaro’), Jorge Rojas
Hernández (‘El linchamiento’), Sinesio Domínguez (‘Los camino de Creta’) y José
Santisteban (‘Topless’).
María Teresa de Vega cuenta también con muy vistosas
descripciones de la capital tinerfeña en su novela ‘Divisa de las hojas’. Los paneles
de ‘Santa Cruz, ciudad leída’ permanecerán instalados hasta el 8 de mayo.