La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) del Ayuntamiento de
Santa Cruz de Tenerife modificará la ordenanza de la Inspección Técnica de
Edificios (ITE) para introducir mejoras que la ciudadanía ha reclamado durante
las reuniones celebradas hasta la fecha. Para tal fin, se abrirá un proceso
participativo al que se invitará a organizaciones sociales, colegios
profesionales y grupos políticos.

El primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, José
Ángel Martín, anunció este jueves la decisión tomada y qué supondrá en el corto
plazo. Los efectos de la norma quedan suspendidos temporalmente, especialmente
la obligación de presentar la inspección que tenían las viviendas incluidas en
los padrones de 2012 y 2013 (inmuebles construidos antes de 1952 y en 1962 y
1963), de 2014 (entre 1953 y 1958 y en 1964) y de 2015 (entre 1959 y 1961 y en
1965). Esta suspensión se mantendrá hasta que se apruebe el nuevo texto.
Martín quiso dejar claro que “las ITE que ya se han
presentado mantienen toda su vigencia y las personas que la estén tramitando
podrán entregarla en Urbanismo sin ningún problema”. “Estas inspecciones
seguirán teniendo validez y las que sean favorables no tendrán que volver a
pasarla en diez años”, añadió. Hasta ahora, ya han pasado la ITE en periodo
voluntario unos 2.000 de los 6.000 inmuebles que debían hacerlo.
Una de las mejoras que se plantean es crear plazos
diferentes para residencial colectivo y para viviendas unifamiliares. “Frente a
otras ciudades con ordenanza ITE vigente, como Madrid, Barcelona o Sevilla,
Santa Cruz tiene muchas más unifamiliares, por lo que habrá que darle un trato
distinto”, planteó el edil.
Además, anunció que se buscarán alternativas para que las
áreas pendientes de rehabilitación no tengan la obligación de pasar la ITE
hasta que se arreglen los inmuebles. El responsable municipal de Urbanismo
destacó que, respecto a estas barriadas, “la ITE nos ayudará a conocer qué
rehabilitaciones son prioritarias”.
En la modificación de la ordenanza, que José Ángel Martín
espera que se apruebe en marzo o abril, se clarificará todavía más el
procedimiento para conceder ayudas, así como los requisitos y la documentación
necesaria para solicitarlas. “No queda del todo claro qué se hará en los casos
en los que tienen derecho a ayudas sólo una parte de los vecinos de un edificio
y en ese tipo de casos hay que fijar cómo actuar”, dijo. También avanzó que
cada año saldrá una convocatoria de ayudas cuando se publique el censo de la
ITE.
En el proceso de consultas que ahora se concretará para
plantear las mejoras a la ordenanza, Urbanismo tendrá en cuenta muchas de las
cuestiones que han surgido en las múltiples reuniones que se han celebrado por
todos los distritos del municipio. “Aunque aprobemos una nueva norma, la ITE
seguirá siendo un proceso vivo y se seguirán planteando cambios en el futuro si
éstos fueran necesarios”, resaltó José Ángel Martín.