Foto: Diario de Avisos
Estimados señores del Organismo Autónomo de Deportes, señor concejal, gerente, técnicos y resto de responsables directos: No
soy partidario de realizar este tipo de acciones sin antes valorar
todos los condicionantes previos, pero dada la reiteración del hecho que
les expongo, creo necesario realizar la presente denuncia pública.

De
todos es conocida la escasez de instalaciones municipales para
practicar natación, ya sea en la fase de aprendizaje (escuelas), uso
libre o monitorizado, como de competición (en sus diferentes etapas:
benjamín, infantil, junior, absoluta, adaptada o máster).

Sin
embargo, pese a no contar con unas instalaciones todo lo buenas que
desearíamos, nuestro municipio cuenta con grandes nadadores que se
sacrifican de manera gratuita (recordemos que no es un deporte
profesional), entrenadores que tratan de motivar a nuevos talentos, y
monitores que trabajan la base no siempre en las mejores condiciones.

Nuestra
instalación “madre”, la piscina Acidalio Lorenzo, lleva año tras año
sufriendo parcheados (a la vista está) carentes de utilidad y que lejos
de mejorar, hacen que la imagen, calidad y prestaciones de la misma sea
cada vez peor.

En fechas recientes, se cerró la instalación para solucionar temas de impermeabilización, reparación del gresite del
vaso y acondicionamiento de acceso a aseos adaptados. Ello supuso una
“diáspora” en el que cada uno se buscó los garbanzos como buenamente
pudo por el resto de instalaciones de la ciudad (públicas y privadas).
Eso sí, con el compromiso de que el día 12 de enero, la instalación
estaría abierta para el uso en perfectas condiciones.

Pues bien, estimados señores, llevamos casi 10 días desde la citada fecha y la REALIDAD es la siguiente:

AGUA
a 21º en el vaso de 50 metros. Vaso en el que tienen que entrenar niños
de 8-10 años a las 7 de la tarde. Vaso en el que las escuelas
municipales intentan enseñar a nadar o perfeccionar su estilo a niños
que tienen 3-4-5 años. Una instalación abierta, sin ningún tipo de
protección a corrientes de aire, con una sensación térmica inferior a
los 10º.
Puede que ustedes lean 21º y crean que es una temperatura adecuada,
incluso benigna, pero les pongo un ejemplo:
La temperatura del mar, a día de hoy (entren en la página de la AEMET,
por ejemplo) es de 19º-20º según la vertiente de la isla. Lo peor
es que gracias a los “esfuerzos realizados”, la instalación antes del
cierre estaba a 24-25º, al abrirla, a 22º y ahora a 21º.

NO ME
INTERESA EL PORQUÉ. Solo me interesa el hecho en sí.
Es una vergüenza inaceptable. Máxime cuando luego son los primeros en
sacarse la foto con los esforzados deportistas que logran éxitos
nacionales e internacionales, deportistas a los que ustedes obligan a
entrenar en estas deplorables condiciones. A niños que seguro van a
terminar de crear un trauma y una repulsión a la natación. A adultos y
mayores con problemas de reuma, asma o propensos a gripes y catarros.

Espero una pronta respuesta.
Atentamente, un usuario, deportista máster y padre.

Escrito por: SERGIO MORALES