La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) del Ayuntamiento de
Santa Cruz de Tenerife
, que dirige el primer teniente de alcalde de Santa Cruz
de Tenerife, José Ángel Martín, ha decidido prorrogar hasta los ocho meses el
plazo extraordinario para presentar la Inspección Técnica de Edificios (ITE).
Esta decisión se ha tomado tras el envío de los requerimientos a los
propietarios de los aproximadamente 5.700 inmuebles que no la habían pasado.

Martín anunció este jueves que se ha firmado una instrucción
“donde ampliamos el plazo para pasar la ITE, por lo que habrá ocho meses para
que los vecinos de Santa Cruz que están en esta fase puedan presentarla”. En
las misivas se otorgaba el plazo de dos meses previsto en la ordenanza, que
ahora ha aumentado seis meses más.

El responsable municipal de Urbanismo recordó que la
Ordenanza Municipal sobre Conservación, Restauración y Rehabilitación y Estado
Ruinoso de las Edificaciones ya recogía ayudas para que a las personas sin
recursos no les suponga ningún coste la ITE. “A partir del martes, ya estarán
disponibles los impresos en la sede de Urbanismo en la avenida Tres de Mayo y
las personas que quieran acogerse podrán hacerlo solamente entregando su
declaración de la renta”, explicó.

José Ángel Martín aclaró que “a ninguna persona sin recursos
en Santa Cruz le supondrá coste alguno pasar la ITE”. En estos casos será el
Ayuntamiento quien se haga cargo bien a través de técnicos municipales, bien
contratando a empresas externas. Además, para quienes no cumplan los requisitos
municipales para las ayudas municipales, desde el pasado miércoles cuentan con
las líneas de subvención del Ministerio de Fomento.

Las ayudas estatales tienen la ventaja de que también
cubrirán parte del coste de las obras. Además, uno de los requisitos planteados
en la orden que regula estas subvenciones es que el municipio tenga aprobada la
ordenanza para la ITE, situación que en Canarias sólo cumple Santa Cruz de
Tenerife. “Somos el único municipio de las islas en el que la ciudadanía podrá
acceder las ayudas del Ministerio”, destacó Martín.
Respecto a algunas críticas recibidas por la implantación de
la ITE, el primer teniente de alcalde quiso dejar claro que “el Ayuntamiento no
tiene un afán recaudatorio, ya que no recibe ni un solo euro”. “No supone un
incremento de las arcas municipales, sino más trabajo para el personal
municipal”, añadió.

La ITE busca garantizar la seguridad estructural de las
construcciones con una antigüedad mayor a 50 años. La ordenanza que implanta
las ITE, un instrumento existente en muchas otras ciudades desde hace años,
desarrolla una ley estatal. Su objetivo es fomentar una cultura de la
responsabilidad patrimonial en la que el propietario de una vivienda será el
encargado de velar para que el inmueble cumpla con todos los requisitos
necesarios para su habitabilidad y la seguridad del resto de los transeúntes
que pasen por delante de su fachada.