He
tenido que esperar a esta noche de domingo para sentarme a escribir este
pequeño resumen de lo que ha sido mi fin de semana, en pleno ecuador de
diciembre,  en una época del año en la
que a todos se nos aprieta un poquito la agenda.  Tampoco lo suelo hacer, quizás no se va a
convertir en precedente,  pero si siento
la necesidad de compartir este texto porque ha sido un “finde” intenso en el
que he tenido tiempo de trabajar, reunirme con familiares y amigos pero, sobre
todo, disfrutar de hasta seis eventos sin salir de Santa Cruz.

Todo empezó el jueves con la inauguración del Mercado de La Abejera que
publiqué en el anterior artículo, así que voy a centrarme en mis planes
del viernes y sábado. La primera parada fue en el habitual mercadillo al aire
libre de El Clavel, que cada fin de semana de diciembre, se celebra en el barrio
más bohemio de Santa Cruz.


Acto seguido subí por la calle Castillo para entrar en el mercadillo del arte
que hasta el 21 de diciembre ocupará la sala de exposiciones del Círculo de
Bellas Artes
y en el que se podrán ver y comprar obras originales de más de una
veintena de artistas.

La siguiente parada fue The Concept Boutique&Coffee, donde se estaba
celebrando Juice Yourself, un proyecto universitario dirigido por Arantxa
Méndez en el que nos invitaban a dar a conocer nuestra relación con la moda a
través de una sesión fotográfica en la que los participantes mostraban como se
sentían al verse una prenda que previamente habían elegido.


Por la noche respondí a la invitación de Ramoni Hassani, gerente de Lalo
Electrónica
, quien había organizado en su conocida empresa de la calle Suárez Guerra
un evento que reunía la exposición de “300 Días Fotografiando el sudeste
asiático”
de Sergio Méndez, la firma del libro “El fotógrafo en la
noche”
de Mario Rubio y una cata de
Bodegas El Lomo.


La
última cita del viernes tuvo lugar en la Plaza del Principe, lugar que
albergaba una nueva edición de la Gran Fiesta de los Vinos de Tenerife,
organizada por El Cabildo y el Consejo Regulador Tacoronte-Acentejo, donde se
podía probar vinos de las denominaciones de origen Abona, La Orotava,  Tacoronte-Acentejo y Güímar acompañadas por
las tapas que se vendían en algunas de las carpas.
 

Si el viernes fue todo rodado, la mañana del sábado no empezó bien, dado que la
lluvia provocó la cancelación del acto inaugural de Pequeños Músicos de SOHO,
en el que estaba previsto un concierto navideño a cargo de 60 alumnos de la Escuela
infantil de música La Garrapatea en la Plaza de Santa Cruz del Norte.  Por la tarde y con permiso del tiempo aproveché
para darme un salto por el Mencey Christmas Market, primer mercadillo navideño que se organiza en el emblemático hotel de Santa Cruz, convertido durante dos en día en un punto de venta de productos artesanos exclusivos
elaborados en la isla.



En definitiva, lo que vengo a demostrar es que a pesar de que puede que no sean
los mejores planes para un fin de semana, no se puede decir que la oferta de
ocio y cultural de esta ciudad es escasa, por lo menos este mes es lo suficientemente
actractiva como para disfrutar sin tener que abandonar la ciudad, una cuestión que a veces se reduce
en una tema de interés y ganas de pasarlo bien.