El cementerio de San Rafael y San Roque reabrirá sus puertas
a las visitas a partir del mes de noviembre. El primer teniente de alcalde y
concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, acompañado de la séptima teniente de alcalde
y responsable del Distrito Salud-La Salle, Alicia Álvarez, anunció que se
destinará personal contratado por el Plan de Empleo Social para que mantenga
abierto el camposanto permitiendo así que quienes deseen conocerlo puedan
acceder al mismo.

Martín explicó que, más allá de la celebración del Día de
Todos los Santos (que se producirá este sábado, 1 de noviembre, y en la que se
abrirá como es costumbre), “se destinará a una persona para que en horario de
mañana abra el cementerio desde noviembre hasta mayo”. Esta persona, aclaró
Alicia Álvarez, “no ejercerá de guía, sino que abrirá las puertas, aunque se
intentará que tenga algunas pinceladas históricas y algo de información para
que pueda transmitirla”.
En los últimos meses, la Gerencia Municipal de Urbanismo del
Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha coordinado un proceso de limpieza en
el que han participado tanto el área municipal de Servicios Públicos, que
dirige el cuarto teniente de alcalde, Dámaso Arteaga, como el Cabildo. Gracias
al mismo se ha podido mejorar el aspecto del camposanto para su apertura. No
obstante, en las próximas semanas comenzará la rehabilitación del cementerio
para convertirlo en un atractivo turístico y cultural de la capital.
De las dos zonas del cementerio, donde conviven los restos
de personas católicas y protestantes, se comenzará la rehabilitación por la
zona anglicana, al encontrarse en mejor estado. Lo primero que se rehabilitará
será la capilla anglicana, además de reabrir la puerta que esta parte del
cementerio tenía y que en la actualidad está tapiada y de restaurar alguna
lápida. Para esta primera intervención hay un presupuesto de 100.000 euros en
2014, además del dinero que podrá incluirse en las cuentas de los próximos
años.
Declarado Bien de Interés Cultural (BIC), los dos recintos
funerarios que engloba San Rafael y San Roque fueron proyectados y construidos
en su día de manera independiente, como cementerios católico e inglés
respectivamente. Cada uno de ellos fue edificado a lo largo del siglo XIX, en diferentes
fases, según las necesidades funerarias de cada momento. El solar elegido se
encontraba al suroeste de la capital, al lado opuesto del barranco de Santos,
considerado, por esas fechas, como la frontera sur de la ciudad, aunque
actualmente está enclavado dentro de la trama urbana de la ciudad, en el
Distrito Salud-La Salle.
Con 7.155,39 metros cuadrados de superficie que tiene la
totalidad del cementerio, el 81,94% corresponde a la parte católica (5.862,77
metros cuadrados); el  12,44% (889,91 metros cuadrados), al ‘British
Cemetery’; y el 5,62% (402,71 metros cuadrados), a la pequeña zona libre de
servicio situada al sur de éste. Del total de panteones del BIC, un 82% están
ubicados en el cementerio católico y un 17,16% en el ‘British Cemetery’.
Del total de panteones del cementerio católico, 560, el
20,36% (114), se encuentran en buen estado; el 53,39% (299) se encuentran en
estado regular; y solo el 26,25% (147) se encuentran en mal estado. Así, sólo
serán necesarias pequeñas labores de limpieza y mantenimiento para recuperar
definitivamente 114 panteones. Asimismo, con una pequeña inversión es posible
mejorar la situación de otros 299 que se encuentran actualmente en estado
regular.
Por otra parte, en el ‘British Cemetery’ hay un total de 116
panteones, de los cuales el 27,59% (32), se encuentran en buen estado; el
30,17% (35) se encuentran en estado regular; y el 42,24% (49) están en mal
estado. Con relación a la totalidad de los panteones del cementerio de San
Rafael y San Roque, 146 panteones (21,60%), se encuentran en buen estado de
conservación; 334 (49,41%), se encuentran en estado regular; y 196 (28,99%) se
encuentran en mal estado.