Hasta el próximo 15 de noviembre
se puede visitar la exposición Habitar la
frontera. La irradiación de Tàpies
en el arte canario contemporáneo en el espacio
BIBLI de la calle de la Rosa, 79, donde se muestran algunos cuadros del artista
catalán y otras obras inspiradas en él, realizadas
por los artistas canarios Manolo Millares, César Manrique, Lola Massieu y Pedro
González.

Tàpies fue uno de los principales exponentes a nivel mundial del informalismo,
movimiento vanguardista paralelo al expresionismo abstracto norteamericano, que
surgió en Francia después de la II Guerra Mundial. Su característica principal
es la libertad, no solo en el uso de los materiales, sino en el gesto de no
dominar el pincel, de no guiarlo. Los informalistas se despiden así de la idea
tradicional de la pintura y su desarrollo (idea, boceto, obra terminada) y el
resultado es una obra abierta que el espectador puede leer y, de alguna manera,
terminar desde su propia sensibilidad.

Basta mirar las prácticas
pictóricas nacionales de los años sesenta y setenta para advertir hasta qué
punto Antoni Tàpies fue un modelo expresivo, plástico y genealógico. Las  obras de esta exposición aportan el
testimonio de los artistas canarios que se alojaron en la frontera del
informalismo, desde diferentes interpretaciones, intensidades y en diferentes
soportes, proponiéndonos una experiencia sobre su pensamiento y su
expresividad.