En cualquier
zona de gran actividad comercial son frecuentes las aperturas y cierres de
negocios; si bien en la actualidad son más comunes los carteles de ‘Se Vende’,
‘Se Alquila’ o ‘Se Traspasa’, que los de ‘Próxima Inauguración’, es verdad que hay ciertos locales que, por suerte y buen hacer, no han sido víctimas de la continua rotación comercial. En
su día lo comenté con Eugenio Báez de Looks Boutique y ahora lo escribo para
Paseando por Santa Cruz; en nuestra ciudad, exactamente en la calle Suárez
Guerra, coexisten muchos comercios que han perdurado durante varias décadas,
empresas dirigidas por personas que han sabido fidelizar a su clientela y
readaptar su negocio, con mucho esfuerzo, a la realidad económica y demanda de
cada momento.


Puedo enumerar varios comercios de la capital -de los que coloquialmente
denominamos “de toda la vida”- pero he elegido esta calle porque me sorprende
el gran número de empresas, en proporción a la cantidad de locales, con más de
quince años de vida, algunas superando incluso el medio siglo. Por lo tanto, poco
os puedo descubrir sobre ellas, pero si merece la pena nombrarlas como
reconocimiento y agradecimiento por haber estado ahí todo este tiempo.

Perfumería Palarea. Muchos abuelos de Santa Cruz pueden presumir de ser clientes de esta tienda desde su juventud. Fue 1944 el año en el que Alejandro Palarea Ladeze abríó esta perfumería, especializada en productos de peluqueria y cuidado personal, y que a dia de hoy se mantiene bajo la dirección de otros miembros de esta familia.

La Gran Tijera. Detrás de este negocio -que también supera los 50 años de antigüedad- está una de las sastreras más prestigiosas del panorama nacional, María de Gracia Almazán. Por la sastrería de esta maestra de la confección han pasado numerosas personalidades de Organismos Oficiales y del cine, entre otras. Aquí tienen su web www.mariadegraciaalmazan.com.


Almacenes Rodríguez. Ubicada en la calle Castillo, esquina con Suárez
Guerra, esta boutique infantil ha vestido a tres generaciones de niños.
Como dice Carmen Rosa, propietaria junto a su marido Antonio: “Estamos
vistiendo a bisnietos de clientes”. Ropa y zapatos de firmas nacionales
han ocupado el mobiliario de Almacenes Rodríguez durante más de medio
siglo.

Porcelanas London. Javier y su esposa dirigen este negocio de regalos y menaje del hogar desde hace más de treinta años. También, se han especializado en la venta de material de respostería creativa. El propietario considera que “la clave del éxito es saber adaptarse a la demanda”.

Trapecio. Treinta añitos también lleva María del Mar en Suárez Guerra. La que empezó siendo una tienda de moda femenina,  ha terminado especializándose en bolsos y complementos con el paso del tiempo. Destacan sus coloridos pañuelos y foulards.


Armasport. Fundada en 1982, está empresa dividida en tienda de ropa y calzado deportivo por un lado y tienda
de cuchillería, armería, ropa y calzado táctico, airsoftt y katanas por el otro, también ha superado la treintena. Beni es la actual propietaria de este negocio, que da trabajo a un buen número de personas.


Viva María. Sus espectaculares batidos lo han convertido en un punto de referencia en Santa Cruz. ¿Mi recomendación? Acompaña un zumo o batido con su famoso sandwich de berros ¡Rico y sano! ¿Te hace un Viva?

Discos Noda. Sí… todavía quedan tiendas de discos. En la calle Suárez Guerra se ubica la única superviviente de la cadena. Coleccionistas y fans, que solo contemplan tener títulos originales de sus artistas favoritos, son los que ayudan a mantener este negocio en pie.


Escrito por CARLOS MIRABAL