Paseando por Santa Cruz llegué a la esquina de la
calle Garcilaso de la Vega y Lope de Vega para visitar el Centro
Infantil Heidi
, el primer centro infantil privado que se inauguró en el
municipio
santacrucero para ofrecer la mejor educación preescolar a los más
pequeños de la casa.

Toqué el timbre del enorme chalet verde y me recibió Marina
Amador
, quien junto a Ángeles Delgado, dirige Heidi desde el 1 de
septiembre 1975
. Así que, crucé la puerta de entrada para conocer más
sobre los 38 años de historia de enseñanza, de este centro, a generaciones de
niños de la capital .

Ya, en el despacho de Ángeles y Marina, ésta última recuerda como fueron los
inicios de Heidi: “Marina y yo éramos compañeras de trabajo. Un día, decidimos
dejar nuestros puestos y lanzarnos a la aventura, y mira… aquí llevamos 38 años
enseñando a los más pequeños”. “Ahora las cosas son más fáciles que en aquel
entonces. Las nuevas tecnologías han facilitado el trabajo del centro y los
niños vienen más estimulados que antes”, matiza.

Sobre el presente, Marina habló de cómo ha afectado la actual situación crisis:
“Hemos experimentado un cambio en la demanda. Antes, la demanda era de niños
que se quedaban todo el día; ahora, la demanda es más de niños que se quedan
hasta el mediodía y se van a comer con sus padres o abuelos”. “Entendemos que
muchos padres están viviendo una 
situación económica diferente pero este centro está preparado, y quiere
seguir ofreciendo la misma calidad de enseñanza aunque la realidad sea
diferente, manteniendo los precios de hace dos años”, explicó.

Heidi cuenta con un proyecto educativo sólido basado en la estimulación
temprana y la autonomía personal  del
niño, desarrollando sus capacidades intelectuales, motoras, cognitivas,
emocionales y afectivas, para favorecer que la integración escolar sea lo menos
brusca posible. “Tenemos la oportunidad 
de trabajar en tres de las fases más importantes del ser humano que son:
autonomía emocional y motora, y desarrollo del lenguaje. Por este motivo, nos
tomamos muy en serio nuestro trabajo para que los niños lleguen preparados al
colegio”, afirma Marina.

Para llevar a cabo este proyecto educativo, el centro cuenta con una amplia
plantilla de profesionales. Seis técnicos de educación infantil, más la
experiencia de Ángeles y Marina, son los encargados de educar y trabajar con
los niños y niñas; también cuentan con un equipo de profesoras para desarrollar
las actividades de inglés, música y expresión corporal. “Los niños de esta edad
son capaces de hacer muchas más cosas de lo que la gente cree. Lo importante es
tenerlos motivados para que vayan creando una serie hábitos y rutinas”, comenta
la directora.

Visitas, fiestas (Navidad, Día de Canarias, Graduación de Fin de Curso, etc.) y
conciertos son algunas de las actividades que complementan la enseñanza diaria
de los alumnos. Sin embargo, en Heidi consideran que el trabajo que se lleva en
el centro debe continuar en casa. En este sentido, ofrecen una Escuela de
Padres para el asesoramiento en la enseñanza del niño o tratar aspectos que
afectan directamente al pequeño.

Heidi es uno de los pocos centros infantiles autorizados por la Consejería
de Educación del Gobierno
de Canarias. “Poca gente se fija en esto,
pero con ello se garantiza unos estándares mínimos de calidad del centro. Cada
una de las aulas, patios, baños y comedores están adaptados a la normativa y
nuestros profesores están en continua formación”, concreta Amador.

Otro de los aspectos que cuida escrupulosamente el centro, es la comida que
ofrece a sus alumnos. “La alimentación es muy importante en esta etapa. Por ese
motivo, la comida que se sirve en Heidi está aprobada por un  nutricionista y un dietista”, aclara Marina.
“Además, si hay algún niño con problemas alimenticios, se le prepara una dieta
especial atendiendo a sus necesidades”, explica.

Marina afirma que “la experiencia, la continua formación de nuestros
profesionales y el hecho  de trabajar con
los niños todo el día, nos hace detectar cosas que a veces los padres, e
incluso los pediatras, no se dan cuenta”. “El año pasado detectamos
que uno de nuestros alumnos tenía síntomas de celiaquía  y nuestras sospechas fueron ciertas”, recuerda
la administradora del centro.

Este caso propició que el centro se convirtiera en uno los socios
colaboradoresde la Asociación de Celíacos de Tenerife (ACET)
.
“Nosotros teníamos algunos conocimientos de la enfermedad pero desde que
formamos parte de ACET, sabemos mucho más”, manifiesta Marina.

Cabe destacar la labor solidaria del centro. Sin ir más lejos, en diciembre del
año pasado participaron en los III Menudos Juegos de Invierno,
que organizó la Asociación de Centro Infantiles de Tenerife (ACINTE) que
preside Marina y el Organismo Autónomo de Deportes (OAD), en el Palacio
de Deportes de Santa Cruz con la finalidad de recaudar dinero y hacer una
compra de alimentos para el comedor social Padre Laraña y Banco de Alimentos
de  Añaza
.

Para finalizar, Marina cuenta cuáles son sus sensaciones después de 38 años de
enseñanza: “Trabajo en lo que me gusta. Por este motivo, sigo igual o más
encantada que cuando empecé. Tengo la misma ilusión y las mismas ganas de aprender,
ya que se pueden hacer mejores cosas porque hay mejores medios”. Sobre el
futuro de Heidi, la directora declaró lo siguiente: “Estaremos aquí hasta el
día de nuestra jubilación pero, no sin antes, haber garantizado que el relevo
ofrezca la misma calidad de enseñanza que nosotros damos. “En Heidi no solo
enseñamos sino que inculcamos valores”, concluyó.


                  

CENTRO INFANTIL HEIDI


Dirección. C/Lope de Vega, 31. Santa Cruz de Tenerife, 38005. ESPAÑA
Contacto. gheidi@inicia.es / 922 22 48 39
Horario laboral. de 7:30 a 17:00 horas.
Horario de Verano. de 7:30 a 15:30 horas (Julio, Agosto y Septiembre)
www.centroinfantilheidi.com  ¡ABIERTO PLAZO DE MATRICULACIÓN!

Escrito por: CARLOS MIRABAL