Paseando
por la calle San Clemente nos detuvimos a la altura del número 33 para visitar Abuela
Lala
, una tienda multimarca de moda infantil  que combina
firmas exclusivas de ropa para niños de 0 a 6 años, con la suya propia de
complementos. Trajes para bautizos, comuniones y bodas o muebles por catálogo
son otros artículos que puedes encontrar en Abuela Lala.

La tienda, con una inconfundible fachada de color lila y un escaparate muy
atractivo, suele inducir al error por su estética. Muchos son los clientes que
piensan que van a realizar sus compras en una franquicia. Sin embargo, cuando
entramos y conocemos a sus dueños, Jana Kocmidova y Juanjo Matesanz (su madre
es la que le da nombre al negocio), nos damos cuenta de que se trata de un negocio
familiar con un sólido plan de marketing.


Jana es la cara visible del negocio, ella es la encargada de atender a los
clientes. Mientras que Juanjo, su marido, se ocupa de la parte administrativa,
de gestionar la web y mantener presente a la empresa en las redes sociales.
Aunque le cueste reconocerlo, también es el autor de los ingeniosos escaparates
que suele exponer Abuela Lala.

Durante el tiempo que duró nuestra visita,  pudimos presenciar cómo es una tarde de
trabajo en Abuela Lala. Nos sobró tiempo para comprobar el sobresaliente trato que
ofrece Jana a sus clientes. “Es esencial ofrecer un buen trato a los clientes
para que queden satisfechos y vuelvan otra vez”, comentó Jana. Abuela Lala
dispone de asientos para los clientes, zona de juegos para los niños,
probadores, salita de lactancia y cambiador para bebés. “Uno de nuestros
objetivos es hacer que la tienda sea un lugar confortable para que nuestros
clientes se sientan a gusto durante su visita”, explicó.

Por otra parte, Juanjo destacó que “también trabajan para fidelizar a los clientes”.
“Hemos creado la tarjeta Club Abuela Lala para que gocen de ventajas y
descuentos en nuestra tienda, y en otros comercios de la zona”,  nos contó el empresario. Además, organizan
concursos para que sus clientes habituales participen y ganen fantásticos
premios. “Son pequeños detalles que los clientes agradecen y hacen que tu
empresa crezca poco a poco”, añadió.

Otro detalle que cabe destacar de Abuela Lala es su filosofía de la
competencia. A Jana no le importa coger el teléfono para llamar a otra tienda y
preguntar por un artículo del que no disponen en la suya. “Para mí, la
competencia deber ser sana y ayudarnos entre todos. Si no dispongo de un artículo
o no me gusta como le queda al niño, no tengo ningún problema en recomendar
otra tienda de moda infantil de Santa Cruz”, manifestó Jana. “No voy a vender
algo que no me convence, ni voy a engañar al cliente”, concluyó.

Hace poco inauguraron la tienda online para engrandecer su pequeña empresa. Aunque
no han tenido que esperar a poner en marcha esta plataforma para vender fuera
de Tenerife. Desde hace tiempo, Abuela
Lala vende sus productos a otras islas. “Siempre buscamos la manera de darnos a
conocer, intentamos estar presentes en todo lo que ayude a conocer a Abuela
Lala. Participamos en concursos, estamos en las redes sociales más importantes
y cuidamos los pequeños detalles, desde el escaparate hasta los lazitos de las
bolsas”, señaló Juanjo. “Intento que nuestro anagrama esté en el mayor número
de sitios posibles”, concretó.

Nadie puede poner en duda el esfuerzo de esta pareja para que su empresa tenga
éxito. Los clientes habituales son conocedores del cariño que pone el binomio
Juanjo-Jana en cada una de sus acciones. Juanjo  no oculta su deseo de abrir otra tienda,
aunque es consciente de que le queda mucho por hacer en la que tiene abierta
desde 2010. “Cuando la gente reconozca a Abuela Lala con tan solo ver las
cabezas del niño y la niña de nuestro anagrama, es cuando sentiré que  he hecho un
gran trabajo”, finalizó el dueño.

Escrito por: CARLOS MIRABAL