Hoy han finalizado muchos de los campamentos de verano que se han llevado a cabo en los meses de julio y agosto. Durante este tiempo, los padres han encontrado en estos campamentos, en su mayoría urbanos, un lugar donde sus hijos estuviesen seguros y pudiesen disfrutar de las  vacaciones, al mismo tiempo que ellos cumplían con su jornada laboral.


Son cientos los niños y niñas que se han apuntado a los diferentes campamentos que se han organizado en el municipio para la época estival. Algunos públicos, otros privados, pero afortunadamente siempre ha habido en la extensa oferta de campamentos, al menos uno, que se ajustase al bolsillo y a la realidad de cada unidad familiar.

En la mañana de este viernes, Paseando por Santa Cruz ha estado en la fiesta de clausura del I Campamento de Verano del C.P. El Draguillo. En los dos meses, cerca de cincuenta niños con edades comprendidas entre los 3 y 13 años, han pasado las mañanas estudiando, haciendo manualidades, practicando deporte o dándose un chapuzón en la piscina.
Todos estos pequeños han tenido que despedirse de los que han sido sus amigos y compañeros; saben que la vuelta al cole se avecina, tal y como explicó Jonathan, un niño de 5 años que ha estado asistiendo a este campamento de Barranco Grande: “Ahora toca volver al cole donde ponen mucha tarea”. Lo que no cabe duda, es que cuando finalizan estos campamentos, el grado de satisfacción es elevado tanto para los padres como para los hijos. Para los primeros, por haber dado la oportunidad a sus hijos de aprender y disfrutar; y para los segundos, porque nadie borrará de sus mentes la experiencia vivida durante este período.

Escrito por: REDACCIÓN